DEKALABS

El futuro de los negocios digitales: del e-commerce al a-commerce

Vivimos en un periodo exponencial, donde las cosas ocurren cada vez más rápido y los cambios se producen constantemente, lo que antes sucedía en más de una generación, ahora se produce en apenas unos cuantos años. 

La transformación digital y por ende la innovación, dejan obsoletas muchas tecnologías utilizadas hasta el momento. ¿Quién no recuerda el disquete del ordenador? En poco tiempo fue sustituido por los CDs, estos a su vez, dejaron paso a los pen drives y discos duros para finalmente utilizar hoy en día la “nube”, ese lugar que permite almacenar y acceder a datos y programas a través de internet.

Con el e-commerce ocurre lo mismo. Hace unos años, no muchos, la mayoría de las personas eran reacias a obtener sus productos por internet. La seguridad de las transacciones online, devolución de pedidos y estado de los productos preocupaba en gran medida a los usuarios que tímidamente empezaban a probar las compras por internet. 

Ahora en 2020 la innovación y los avances tecnológicos están dejando obsoleto el e-commerce, que al igual que el disquete dio paso a los CDs, es el momento de que los negocios digitales miren hacia el futuro y empiecen a trabajar con a-commerce (automated commerce).

Pero ¿qué es el A-Commerce? ¿Cuáles son sus características? ¿En qué se diferencia del e-commerce? ¿Cómo nos puede ayudar?

Cierto es, que cuando en España aún estamos sacando provecho del e-commerce, en muchos países ya se está utilizando lo que podría llamarse una nueva versión del mismo.

El a- commerce o automated commerce, permite a los clientes la adquisición periódica de determinados productos que se consumen regularmente. A través de las nuevas tecnologías como la inteligencia artificial, se programan las compras recurrentes en base a nuestros patrones de consumo y así nos podemos olvidar de la famosa “lista de la compra”.

Por poner un ejemplo sencillo, imaginemos que nos queremos lavar los dientes y nos damos cuenta que no queda casi pasta. Puede ser que el siguiente paso que hagamos sea apuntarlo en una lista de futuras compras o también puede ser que lo anotemos en nuestra mente. Cuando días después procedemos a realizar el pedido, observamos que para llegar a nuestro producto, debemos transcurrir por un sinfín de pasillos, estos a su vez nos despistan y al final terminamos adquiriendo toda serie de productos y nos olvidamos de nuestro objetivo principal, la pasta de dientes. Con el a-commerce, esto no habría pasado, antes que el producto se terminara, tendríamos otro en casa.

Otro ejemplo, seria el de los frigoríficos inteligentes, capaces de hacernos la compra cuando detectan la escasez de algún producto básico.

Como podemos observar, el objetivo del a-commerce, es ofrecer a los consumidores un sistema a través del cual puedan hacer sus compras de manera automática (sin pensar).

La diferencia con el e-commerce es clara, mientras este permite a los usuarios seleccionar los productos que necesitan, enviarlos al carrito de compra, pagar y esperar unos días a la llegada de su pedido o ir a recogerlo en tienda, el a-commerce ofrece la posibilidad de programar los pedidos y precederlos en base a patrones de consumo, es pues, que en este caso se busca fidelidad al cliente a través de la adquisición programada de determinados productos.

La ventaja para los consumidores es bastante clara, pero ¿por qué un negocio digital debería invertir en a-commerce?

Básicamente por cinco razones:

  • Ingresos recurrentes: al ser una compra automatizada se convierte en una especie de “suscripción” lo cual hace que nuestros ingresos aumenten debido a la recurrencia del mismo.
  • Fidelización de clientes: facilitando la adquisición de aquellos productos de consumo habitual, se puede conseguir que el resto de la compra la realicen en nuestra tienda/plataforma.
  • Mayor conocimiento de nuestro cliente: a través de la compra automatizada podremos conseguir más información acerca de los consumidores y así ofrecerles información de interés, promociones o descuentos según sus preferencias.
  • Ahorro en costes: gracias a la automatización de las compras se predice con mayor exactitud el volumen de pedidos y por ende optimizar nuestro stock para controlar gastos.
  • Marca: ser pionero en desarrollo de nuevas tecnologías son cualidades muy apreciadas por los consumidores, por lo que nuestra marca se verá beneficiada.

¿Quieres saber más? ¡Pregúntanos! 

Dekalabs, liderando la innovación tecnológica en la empresa.