DEKALABS

¿Conoces las diferencias entre una app nativa, híbrida o web app?

En el momento de crear una aplicación se debe tener en cuenta una gran cantidad de factores, entre ellos qué tipo de app se desarrollará. Este punto es sumamente importante ya que de esto puede depender su éxito en el mercado.

En este artículo diferenciaremos los distintos tipos de desarrollo disponibles con sus ventajas y desventajas en cada caso.

¡Comenzamos!

 

Aplicaciones Nativas

Las aplicaciones móviles nativas son aquellas que se desarrollan específicamente para cada sistema operativo (por ejemplo para iOS o Android), a través de los Software Development Kit o SDK.

La ventaja principal de las aplicaciones nativas es que se adapta 100% al dispositivo, pudiendo acceder a la mayoría de las funcionalidades del mismo (cámara, agenda, GPS o acelerómetro). También permite el uso de las notificaciones Push, para comunicaciones a clientes potenciales a través de promociones y ofertas. Gracias a esto se puede mejorar ampliamente la experiencia del usuario.

Además, tiene mayor visibilidad, dado que puede tener presencia en las tiendas de apps, como Google Play o App Store pudiendo comercializarse en estos espacios.

Sin embargo, no todas son ventajas en el caso de la app nativa, dado que también encontramos dificultades, como la necesidad de realizar una programación independiente para cada sistema operativo duplicando de esta forma el proyecto, haciendo que los tiempos de desarrollo y los costes sean más elevados. 

 

Webapp o PWA

Las aplicaciones web progresivas también conocidas como web apps o por sus siglas en inglés PWA, buscan experiencias que combinan las mejores características de una página web con las prestaciones de una aplicación nativa.

Las PWA pueden anclarse al menú de inicio teniendo un acceso fácil y rápido al smartphone como si se tratase de una app. No depende de sistemas operativos ni de instalación, además su velocidad de carga es excelente y se adapta al tamaño de pantalla donde se ejecute.

La web debe ser un desarrollo de calidad ya que cualquier problema que se refleje en ella por ende al reproducirse la aplicación ocurrirá lo mismo. Por otro lado, se necesita obligatoriamente acceso a internet y su velocidad está supeditada a la velocidad del navegador así como a la calidad de la conexión.

A nivel de costes son más económicas debido a que el proceso de desarrollo es mucho más sencillo y menos costoso, lo que la convierte en una opción mas accesible.

El acceso a los elementos y características del hardware del dispositivo es limitado, lo que de alguna manera también limita en cierta medida la experiencia del usuario.

 

Aplicaciones híbridas 

Las apps híbridas pueden ser multiplataforma, se llama de esta forma ya que permite con el desarrollo de una sola aplicación el poder adaptarse a los distintos sistemas operativos.

La principal ventaja de este tipo de app, además de la posibilidad de usar recursos hardware directamente, es que son independientes del sistema operativo (iOS y Android). Gracias a esto la inversión inicial es menor ya que no requiere mantener varias versiones diferentes.

Por otro lado, el principal inconveniente se encuentra en que la experiencia de usuario no es tan buena y el rendimiento así como la velocidad de carga es mucho más lenta que una app nativa.

 

Entonces… ¿Cuál debería escoger?

Después de revisar pros y contras de cada tipo de desarrollo, tenemos las pautas para poder decidir qué tipo de aplicación usar según sea el caso.

Uno de los criterios más importantes es el presupuesto que tenemos disponible para el proyecto. Dependiendo podemos inclinarnos por un desarrollo nativo sabiendo que encarece los costes, o por el contrario si la inversión es algo ajustada es mejor optar por un desarrollo híbrido o un PWA.

También es un factor decisivo es aquel que marca la complejidad de la aplicación así como las funcionalidades que deseamos que tenga. Si queremos una aplicación compleja que explote las funcionalidades del terminal al máximo, no nos queda más remedio que apostar por un desarrollo nativo.

¿Ya sabes cuál se adapta mejor a tu proyecto? si tienes dudas ¡nosotros te asesoramos!